Si estás planteándote invertir en un terminal punto de venta este es tu post. Cuando se trata de hardware todos tenemos un amigo que nos puede asesorar. Sin embargo, lo más conveniente es contrastar esta información con la que te ofrecen los profesionales. En Ágora además de ser profesionales del software punto de venta contamos con una dilatada experiencia en hardware TPV, por eso queremos compartir contigo las principales claves a tener en cuenta antes de adquirir tu TPV:

 

  • 1. Debes utilizar el mismo TPV hasta que deje de funcionar:

Dilatar la vida de nuestro equipamiento más de lo conveniente no es una buena idea. Lejos de ahorrar, un sistema que no funcione correctamente puede repercutir en el servicio al cliente, y en consecuencia, en nuestros beneficios. Un buen servicio es fundamental, nuestro TPV debe estar apunto para mejorarlo y no para repercutir negativamente. Si el cliente no está satisfecho lo más probable es que si no es esta venta, perdamos la oportunidad de realizar ventas futuras. En el momento en el que identifiques que el funcionamiento no es el óptimo, habla con tu proveedor. De nada sirve contar con un buen software punto de venta correctamente actualizado si el hardware no responde adecuadamente.

  • 2. Un TPV es caro y no merece la pena:

Comprar un TPV es una inversión. Utilizar un sistema punto de venta (Software + hardware) te ofrece la posibilidad de controlar todos los aspectos de tu negocio: seguimiento de ventas, evitar pérdidas, gestión de proveedores y compras, control de stock, gestión de empleados, creación de ofertas y promociones… Todas estas posiilidades no están al alcance de la tradicional caja registradora.

  • 3. Compra el TPV más barato:

Comprar un TPV muy barato puede salir más caro a la larga. Algunos de estos equipos pueden llevar componentes de segunda mano y en consecuencia se pueden averiar más de lo esperado.

  • 4. No es necesario considerar un servicio posventa:

Cuando estés considerando la compra de un TPV infórmate acerca del servicio posventa que te ofrece tu proveedor. Contar con una buena respuesta ante una avería o con un buen asesoramiento y formación pueden marcar la diferencia.

  • 5. Un PC es mejor que un TPV:

Los terminales punto de venta están diseñados con componentes industriales que garantizan la estabilidad del equipo. Además, disfrutarás de mayor ergonomía y ahorrarás espacio, ya que un PC requiere de pantalla, teclado, ratón, etc. y en el TPV está todo integrado.

  • 6. Comprar el hardware de distintos fabricantes abarata costes:

Si adquieres todos los componentes de tu sistema TPV del mismo fabricante ganarás en calidad de servicio y tiempo de respuesta, ya que tratar con un interlocutor simplificará el proceso. Además, puede resultar que algunos componentes no sean compatibles, infórmate bien antes de adquirirlos.

  • 7. Un TPV no es suficientemente potente:

La mayoría de las aplicaciones de software TPV están optimizadas para su funcionamiento en terminales punto de venta. Si crees que por tener un procesador más potente o mayor capacidad de memoria va a funcionar mejor en un PC, estás equivocado.

Si aún no lo tienes claro y quieres resolver algunas dudas. Contacta con nosotros.